Rabia, angustia, rencor y mucho miedo

Empecé esta terapia con la idea fija en la cabeza de desaparecer del mapa. Era tanta la insistencia de mi pensamiento que estaba asustada de mis propios actos o reacciones. Entonces, hablando con una amiga, me comentó que podría ir a un psicólogo y me habló de Mireia, entonces llamé y empecé. Desde el primer día me sentí muy aliviada de poder hablar con alguien de mis miedos e inquietudes sin ser por ello juzgada

Empecé con sentimientos de rabia, angustia, rencor y mucho miedo y a través de terapias que me hicieron saber lo que siento y lo que pienso me fui poco a poco conociendo y relajando. No ha sido fácil, pues cuando te vas conociendo de verdad, hay cosas que te sorprenden y no te acaban de gustar y tienes que saber aceptar y otras cosas que cambias gustosamente y otras que sin saberlo al final te encantan de timismo.Ahora estamos casi al final y mi problema es el de siempre, miedo a aceptar mi cuerpo, sino siento que lo controlo, me parece no controlar nada. Y en esto estamos, en empezar a cuidarme de otra manera, quererme como soy, cuidar mi salud nutriendo bien mi cuerpo, haciendo un poco de ejercicio e intentando hacer cosas que me hagan feliz.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *